La caminata comienza en el sitio natural de Morón, que hace las delicias de pescadores, deportistas y paseantes. Este Espacio Natural Sensible, un humedal atravesado por el arroyo Morón y sus afluentes, alberga numerosas especies vegetales y animales protegidas.

Dificultad: Fácil
Distancia: 4,8 km
Icónico para descubrir cerca: La cueva de Par-no-Par

En el palus hubo una vez un puerto donde se cargaban en balsas piedras de las canteras cercanas, pero también de los prados y bosques. Hoy, este lugar protegido permite mantener la especie en óptimas condiciones ecológicas. Las especies de plantas raras están presentes allí. Identifique la juncia con su tallo triangular, una vez ropa de cama para los ganaderos locales. Podrás observar muchas aves, reptiles y mariposas, y si tienes suerte, ¡la nutria o incluso el visón europeo!

Dirígete a las canteras de piedra, explotadas principalmente en los siglos XVIII y XIX. La piedra extraída se utiliza en las obras de construcción locales, pero también en Libourne y Burdeos. El Catedral de San Andrés ¡o la fachada de los muelles de Burdeos se construyeron con esta magnífica piedra rubia! Abandonadas, transformadas en setas, ¡estas canteras son lugares de gran belleza! Lugares insólitos marcan la ruta: el lavadero de Nolly y la iglesia de Saint-Michel-de-Marcamps...

Como punto culminante, la visita de la cueva de Par-No-Par, te llevará al corazón de la prehistoria. ¡Descubrirás, con asombro, algunos de los grabados más antiguos del mundo, en un lugar único!

Sugerencia También te gustará

La grotte de Pair-non-Pair

La cueva de Par-no-Par